Saltar a continguts

Aba Guima

Navegació

Menú principal

Escritos desde San Crsitóbal de Las Casas

pues...

pues que todo les vaya bien en esta noche, la nochebuena que tantos recuerdos y nostalgias nos trae
Brindad por los que estan y aquellos que ya no
Por quienes amamos y por quienes nos aman
Brindad por si hemos olvidado a alguien
y por si alguien ya nos olvidó

Comer tamalitos y ponche
darse los regalos y los abrazos
dando todo, todo

Hoy no llega Santa Clos a ninguna casa del mundo
Llega el esfuerzo de la madre y del padre y la alegría de los niños
Hoy se aplazan las malas noticias
y la noche tiene cinco veces más estrellas

en fin amigos y amigas
abrazad a sus niños
reiros con ellos
y cantad una cancioncita
para quienes estan lejos de nuestros brazos

mirad con el amor de novios
a nuestros compañeros y compañeras
y reinventar en un sonrisa la luz del sol

Gracias por estar
un abrazo
Imatge de complement
Ampliar imatge
LA COLA DE LA LAGARTIJA
HAY RECUERDOS QUE NO VOY A BORRAR, PERSONAS QUE NO VOY A OLVIDAR (Fito Paez)
Me contuve el insulto.
Por pequeña presunción de género. Cuando me di cuenta de las cosas que tenía por decir. Busqué las palabras necesarias. Aquellas que tan solo diciendo lo que querían decir fueran las encargadas de contradecir el olvido. Entonces busqué un principio, unas palabras para iniciar y encontré estas como a veces encuentro a mis amigos, por casualidad.
Fernando dijo que debía llamarse "La Cola de la Lagartija". Pequeña piedra caída al estanque. Quién no conoce la cola de lagartija. Quién no conoce una lagartija y sabe que si le cortan la cola le renace. Es decir persistencia, necedad, rebeldía. Todos asentimos porque consideramos un bonito nombre para un grupo de personas unidas por el afán de salir de la ciudad y reunidos en el nombre de Dios.
Confiamos en Dios nosotros "ateos consumados". Éramos nada más que un conjunto de locos, que pretendían hacer alarde de sus capacidades escénicas. Una pardada de inútiles, porque así se les llama a los que sueñan y se llenan de nostalgia cuando dicen
"esta patria mía". Me quedo con la definición de locos. Con la nostalgia me quedo algunos días y otras con la rabia y muchos otros con la incapacidad de comprender.
Nos reunimos al llamado de Dios para conocer qué es lo que hace en sus días de ocio.
Sabíamos que no bastaban siete días para la creación de todo el mundo, por eso la historia aquella, la venidera, la que se anuncia fuera de los mandatos de la ONU y la FAO del FMI del BID de la AID, nos enamoró. "Aquí ya no hay clarineros" (algún día
escribiremos "Aquí ya no hay carabineros")
(NOTA: Llegarán puntuales las señoras que caminan hacia el sur, nunca vi tanto retroceso en la demanda del sueño americano. Irán despacio o con la mansedumbre de los vastos ríos, pero llegarán puntuarles, porque la vida en si no tiene tiempo medible.)
Tomo notas para futuros relatos, porque con esto de que hay que aprovechar el papel, y porque además nosotros el grupo de teatro "COLA DE LAGARTIJA". Aclaro, el renombrado, el internacional, y el nunca bien ponderado grupo de teatro COLA DE LAGARTIJA permítaseme lo ridículo, montábamos una obra relacionada con el medio ambiente, ahora denme el derecho de queja, si hubiéramos seguido el tema con la
calidad que lo tocamos bien hubiéramos podido fundar una ONg porque reuníamos las siguientes características -Desocupados, universitarios (no todos) pobres, preocupados por nuestro país, preocupados por la vegetación y buenos en los discursos y con la labia
necesaria sobre la urgencia de transformación social guatemaltecas. Teníamos las condiciones pero ni modo se nos escapó, pecamos aún de honestos y sinceros.
Entonces la historia, pero antes de ella debo rendir homenaje al esfuerzo proletario de los compañeros y compañeras comprometidos en la hazaña, ellos son y suenen los claros clarines Edgar, alías el Chaparro, Edgar, alías Dios, Fernando, mejor conocido como el clarinero, Dulce nuestra niña, Heidi la madre con antecedentes de violencia intrafamiliar, Estuardo (sin apelativos por ser el autor de este texto) y nuestro bien
recordado y querido Ibai el niño que pide cervezas. Y como agregado a las características propicias para la ONg nuestro delegado internacional Germán la lagartija,
salú tío.
No pedimos permiso y tampoco nos lo dieron, la libertad es nuestra. Fuimos nosotros, niños otra vez. ¿Dónde estarán aquellas ropas de colores? ¿En dónde aquellas camisas de colores "chinga la vista" ¿en qué lugar de la ternura humana están nuestras risas y nuestros abrazos? ¿En dónde se quedaron las miradas cómplices? ¿Quién podía hablar de la lagartija, del clarinero, del niño, de la casita y sobre todo, quién podría olvidar a Dios convertido en una capitalista, acaparadora maceta egoísta? ¿"esto es propiedad
privada"? Quien de nosotros podría hablar de todo aquello sin sentir que por un momento fuimos tiernos y mejores. Que un día nos abrazamos y nos hundimos juntos en el mundo de la desvergüenza y la alegría. Quien podría entonces hablarnos del dolor vivido y de aquel que estaba por venir. De haberlo hecho, se hubiera quedado defraudado porque éramos niños y niñas de palo con orejas de pescado.
Fuimos de escuela en escuela en la región de Cantel, Quetzaltenango y perdimos la cola y la cabeza. La historia no la recuerdo del todo, pero hablaba de la falta de agua y de un niño que vagaba buscándola hasta que encontraba al clarinero.
¡¡Jacinto!!
Bendita memoria no me falles por los siglos de los siglos. Jacinto se llamaba el niño a quien su madre le mandaba por agua. Río, me estoy riendo, recuerdo y vivo.
Vivo para recordar.
Recuerdo para vivir.
Entonces la voz de la madre salía de la casa que hacíamos algunos de nosotros con los brazos, todos queríamos ser la casita, y muchas veces se nos olvidaba hacerla. Los niños y niñas de las escuelas le jalaban la cola a la lagartija que no era nada más que una tela anudada. Había muchos silencios porque se nos olvidaban los diálogos. Pero también dimos muestra suficiente de nuestra capacidad creativa cuando montamos la obra "Fotos y recuerdos". Aclaro, el título es nuestro y no respondemos por el plagio que hiciera Selena, juramos que nada tenemos que ver con su muerte. Obra que trataba de casamientos sin amor, de hijos no deseados, de olvido y desamor.
¿Qué cosas dijimos en aquella obra? ¿Premoniciones que no escuchamos? ¿Cuánto sucedió en el drama que no entendimos? Porque como lo dijo ya don Chus "es más fácil juzgar la paja (aclaro, paja de trigo no de "gracias mano") en el ojo ajeno que la viga
en el propio).
Aún cuando se escribe y se llenan de lágrimas los ojos. Aún cuando se sabe que esos días no han de volver. Aún en ese tiempo que se ha ido con sus risas y sus llantos. Cuando ya "la cola de la lagartija" es una historia no contada, pero aun vive en nuestro
inventario personal. Aun cuando se me ha olvidado tanto y tanto más se me irá olvidando. Quiero recordar lo que hicimos, como tributo a la infancia arraigada en
nosotros y la alegría que provoca la colectividad humana. Tal vez un día en los anaqueles de la historia se cuente de mejor manera la hazaña del grupo de teatro "La Cola de la Lagartija".
Por ahora, hoy en día, un gracias a mis amigos y amigas y un feliz recuerdo del reptil aquél, de quien nos quedamos la cola.
¡¡JACINTO VE POR EL AGUA!!
¡¡ESTO ES PROPIEDAD PRIVADA!!
¡¡HASTA LUEGO AMIGOS!!
Con cariño y respeto Estuardo.
México 23-02-05
las palabras sirven
Harold Pinter cita a Neruda
y pide cárcel para Bush y Blair


El discurso con el que el escritor británico Harold Pinter agradeció la concesión del premio Nobel de Literatura 2005 fue presentado ante la Academia Sueca el pasado 7 de diciembre, y en él acusó a Estados Unidos de haber cometido crímenes sistemáticos con cientos de miles de muertos en todo el mundo y de haber sometido brutalmente a numerosos estados.
Pinter grabó el discurso de una hora de duración el 3 de diciembre en un estudio de televisión de Londres, poco antes de ser ingresado en un hospital de la capital británica. Ya antes los médicos le habían prohibido asistir a la ceremonia con el rey Carlos Gustavo el sábado 10.
El autor reclamó además en sus palabras un juicio contra el presidente estadounidense, George W. Bush, y contra el primer ministro británico, Tony Blair, ante la Corte Penal Internacional en La Haya por crímenes de guerra en la invasión a Irak.
Como ejemplo de la actuación de Washington en materia de política exterior, Pinter destacó el caso de Nicaragua y el apoyo que la dictadura de Somoza recibió de Estados Unidos durante 40 años, así como el desprecio hacia los sandinistas que llegaron al poder en 1979 y que finalmente fueron derrocados con ayuda estadounidense.
En cuanto a estos "crímenes sistemáticos" de Estados Unidos, Pinter también mencionó a Indonesia, Grecia, Uruguay, Brasil, Paraguay, Haití, Turquía, Filipinas, Guatemala, El Salvador y Chile. Sobre este último país dijo que nunca se podrá expiar y perdonar el daño que Estados Unidos hizo a Chile en 1973.
Pinter sostuvo que en estos países hubo cientos de miles de muertos. "¿Los hubo realmente? ¿Son atribuibles a la política exterior de Estados Unidos? La respuesta es sí". El Nobel añadió que los crímenes de Estados Unidos fueron "sistemáticos, constantes, infames y despiadados", pero que sólo pocas personas hablaron de ellos. Eso lo atribuyó a una enorme manipulación, "un acto de hipnosis", a través del cual Washington se hizo pasar por defensor de las bondades universales.
También dijo que antes Estados Unidos favorecía los "conflictos de baja intensidad", en los que las personas morían más lentamente, pero que hoy se dio cuenta de que esa reserva no es necesaria. "La invasión a Irak fue un acto de bandidos, un acto de terrorismo de Estado abierto, que demostró el desprecio absoluto por el principio del derecho internacional". El escritor aseguró que a Bush y a Blair les da igual la muerte de al menos 100.000 iraquíes por bombas y misiles estadounidenses.
Pinter aprovechó para citar el poema "Explico algunas cosas", del libro Tercera residencia de Pablo Neruda. "Cito a Neruda porque en ningún otro sitio de la lírica contemporánea leí una descripción más insistente y cierta del bombardeo de civiles".
El Nobel, que inició su discurso hablando sobre la dificultad de dar con la verdad en el arte pero el deber de preguntarse por ella como ciudadano, dijo que a los políticos no les interesa la verdad sino mantenerse en el poder
Imatge de complement
Ampliar imatge
UNA CARTA BAJO LA SOMBRA DE UN DURAZNAL
A los 19 días del mes de julio del año 2006
A 7 días de la ofensiva israelí contra Líbano


La luz es una caricia, en esta tarde, por eso los duraznos quedan con la huella en el costado que descifra las estrellas.

Así te quiero hablar.

Con la cadencia de los minutos que van, sin querer, alejándose y solo la punta de sus dedos, parecen puertos,
parecen besos,
parecen adioses.

La tierra está húmeda y la hierba es una muchacha adolescente, hormonalmente deseosa de luz.

Quiero contarte del cómo se me estrecha el corazón.
Del por qué siento el pecho ardiente de rabia.
Del tiempo en que tiro piedras con toda la fuerza que tengo.
Y de los pájaros que cantan en la noche. Ellos picotean mi boca.

Quiero que te detengas en la tarde y levantes la mano, para cortar la naranja que se va a quedar muda de tanta muerte.

Es eso lo que rompe los esteros azules de la humanidad.
Son las bombas de fósforo que nos arrancan los besos de la piel.
Son las bombas vacías que se llevan todo, hasta el primer aliento de los niños.

Y los pequeños gorriones vienen al árbol de durazno.
Yo imagino tu boca en mi boca. Es más, la llamo y mi cuerpo se enciende como un faro. Te necesito aquí conmigo. Sí, para amarnos y porque necesito que me hagas saber que no estoy solo con este enfado. Que no estoy solo con esta rabia que quiere, que pide, que quiere…hacer algo.

Entonces lloro.
Ya basta. Lo digo con palabras que nadie escucha, porque no tienen la sonoridad de una bomba, la percusión de balas disparadas. La honda radioactiva del dinero. Son palabras de un hombre. De una criatura frágil ante el acero, la pólvora y los uniformes militares.

Llamo a los niños. Les he preparado una fiesta. Confetis y golosinas. Juguetes hechos con papel y madera. Que vengan, los espero. Que la casa se llene de risas y cantos y otra vez risas, para contradecir el reinado de la muerte.

En el tiempo que dure mi vida. Yo guardo en mi sangre y mis ojos la esperanza de la humanidad. Ese secreto lo guardamos todos. Pero a veces lo olvidamos.

Tomo de la mano al árbol de durazno y le digo: Vamos juntos hermano, vamos junto a por la vida. Y el árbol empieza a caminar desde su sombra, conmigo. Con nosotros.
 
Aquest web forma part de: Sant Cugat Entitats
© Aba Guima - Casa de Cultura, s/n - Tel. 93 674 53 96 - cuencanet@arrakis.es